RAZAS DEL MUNDO
   
  razasdelmundo
  Caucásicos I: Blancos
 

 

CAUCÁSICOS I:
B
LANCOS

 

Esta categoría incluye a todos los pueblos originarios de Europa y del Cáucaso en todas sus ramas, a sus descendientes criollos de América y Oceanía, a los pueblos de Anatolia, a los iranios de Oriente Medio, a los semitas de Oriente Medio y el norte de África, y a algunos pueblos del subcontinente indio.

Para una mejor descripción, y puesto que muchos de los grupos étnicos incluidos en esta categoría presentan grandes diferencias culturales y linguísticas, he dividido la categoría en tres subgrupos: Europeos, Iranios y Semitas.

 

EUROPEOS:

Este subgrupo incluye a todas las etnias originarias de Europa que hablan lenguas indoeuropeas en todas sus variantes:

  • Latinos: Españoles, catalanes, gallegos, extremeños, portugueses, franceses, occitanos, italianos en todas sus variantes dialectales (napolitanos, piamonteses, genoveses, lombardos, sicilianos, corsos, etc.), rumanos y moldavos, etc.
  • Gemánicos: Alemanes étnicos (incluye austríacos, suizo-alemanes, luxemburgueses, etc.), daneses, escandinavos, holandeses, anglosajones, islandeses y feroeses.
  • Eslavos: Rusos étnicos, bielorusos, ucranianos, polacos, checos, eslovacos, rutenos, eslovenos, croatas, bosnios, serbios, macedonios, montenegrinos y búlgaros.
  • Celtas: Irlandeses, galeses, escoceses, bretones, etc.
  • Caucasianos: Armenios, georgianos
  • Otros: Vascos, griegos, albaneses, etc. Estas étnias hablan idiomas “huérfanos”, sin relación con otras lenguas. La lengua vasca ni siquiera ha podido ser clasificada como indoeuropea, pero sus hablantes son indudablemente caucásicos.
  • Otros pueblos europeizados por entrecruzamiento (Ver Sección Aclaraciones Históricas): Húngaros, fineses, gagauzes, y tártaros de Crimea.
  • Judios askenazíes y sefardíes:

 

 

Características:

El fenotipo que hoy conocemos como caucásico es el único fenotipo humano que presenta tanta variación cromática en la coloración de los cabellos (rubio, castaño claro, castaño oscuro, pelirrojo, morocho) y de los ojos (azules, verdes, grises, pardos, marrones).

La característica principal, que es la da nombre al grupo racial, la piel “clara” o “blanca”, también puede variar bastante en su coloración, siendo generalmente muy pálida o rosada en los germánicos y eslavos, y más bronceada en los mediterráneos, iranios y árabes. No obstante, una piel es considerada clara si en el registro del espectómetro manifiesta un índice alto o reflectante, revelando un bajo nivel de melanina o pigmento capilar. Las poblaciones nativas de Europa más que cualquier otra población de la tierra, se encuentran en estos parámetros.

Otras características físicas comúnmente citadas por los antropólogos clásicos como típicas de la raza caucásica son un ángulo nasal recto, pómulos no muy sobresalientes, labios finos, y vellosidad facial y corporal abundante en comparación con la pilosidad de las otras razas.

 

Algunas Aclaraciones Históricas:

El fenotipo humano que hoy conocemos como caucásico pudo haber empezado a conformarse hace unos 40-50.000 años, cuando los primeros homo sapiens sapiens llegaron a Europa a través de los Balcanes y/o del Cáucaso. Como todo proceso evolutivo, no se dio de un día para el otro, sino a través de muchas generaciones. La teoría más aceptada actualmente es que las principales características del fenotipo caucásico (piel clara o pálida, cabellos claros y lacios, mayor pilosidad facial y corporal) son resultados de una adaptación al clima más frío y con menor incidencia de rayos solares reinante en Europa, a diferencia del clima tórrido de África. Esto también explicaría las diferencias de coloración que existen entre los pueblos germánicos y eslavos (más pálidos, rubios o pelirrojos, con ojos verdes/azules) que viven en zonas más frías del norte y este europeos, con respecto de los pueblos mediterráneos y árabes, mejor adaptados al clima subtropical del sur de Europa.

 

Como ya se dijo anteriormente, pocos pueblos blancos son "puros", pues la historia europea esta llena de migraciones e invasiones que dejaron marcas genéticas en su población. Un caso es el de los andaluces de España, que presentan rasgos árabes debido a los casi ocho siglos de presencia musulmana en la península ibérica.

Varios pueblos provenientes de Asia Central y Oriental que invadieron Europa durante la Edad Media han perdido sus rasgos mongoloides tras siglos de paulatino entrecruzamiento con eslavos y germánicos. Los húngaros descienden de los magiares, -un grupo de raza amarilla- pero estudios genéticos recientes han comprobado su actual similitud (en un 87% de su ADN) con los pueblos eslavos que los rodean, por lo que  pueden considerarse blancos. El mismo estudio determinó que los finlandeses son otro caso con un 90% de similitud con otros pueblos europeos. Sólo la población saami (lapona) del norte conserva sus rasgos asiáticos, y según el mencionado estudio es sólo similar en un 50% a otros europeos.

 

Un caso que merece particular estudio es el de las regiones que formaron parte del Imperio Otomano: las penínsulas de los Balcanes y Anatolia. Los turcos seljúcidas y otomanos eran  pueblos originarios del Asia Central, y hablaban un grupo de lenguas uralo-altaicas que justamente se denominan “túrquicas”. Este conjunto de pueblos túrquicos son en realidad producto del entrecruzamiento de antiguas poblaciones caucasoides y mongoloides, por lo que ya eran “medio-blancos” cuando irrumpieron en el Medio Oriente. Al iniciar su conquista de Anatolia, los turcos eran militarmente poderosos como para imponer su control político, su lengua túrquica y su religión islámica sobre las poblaciones conquistadas, pero no lo suficientemente numerosos como para “diluir” con su herencia genética mongoloide todo el aporte genético caucásico de los pueblos que ya habitaban esa región (hititas, asirios, persas, kurdos, armenios, griegos, etc.). Esto es lo que los antropólogos llaman el modelo de “la elite dominante”.  Lo mismo ocurrió cuando los turcos conquistaron los Balcanes durante los siglos XV y XVI; los invasores otomanos se entremezclaron con sus nuevos súbditos eslavos y griegos. Incluso hicieron una práctica muy común del secuestro de niños para luego reclutarlos en sus ejércitos; el Cuerpo de Jenízaros estaba exclusivamente formado por niños europeos raptados de sus padres. Hoy en día los serbios, bosnios, búlgaros, albaneses y demás pueblos de los Balcanes presentan cierto grado de mestizaje túrquico, pero conservan una fisonomía bien caucasoide. La población actual de Turquía también presenta un fenotipo caucásico, y -según un estudio realizado por Luigi Cavalli-Sforza- sólo un 9% de la población de Turquía presenta genes característicos de los pueblos del Asia Central.

 

Expansión Transoceánica:

Como ya es sabido, el colonialismo e imperialismo europeo, y la masiva emigración europea durante los siglos XIX y XX, dio como resultado la presencia de blancos europeos en todos los continentes, especialmente América, Oceanía y el sur de África.

En el caso de la población blanca de América, se sabe que también posee distintos grados de mestizaje con amerindios y negroafricanos. Por ejemplo, un estudio genético reveló que un 30% de los estadounidenses blancos posee genes propios de la raza negra, pero aún así se los cuenta como blancos por su fenotipo. Otro estudio similar descubrió que un 54% de la población de Argentina tiene al menos un ancestro amerindio, lo que no llega a alterar el fenotipo blanco que posee al menos un 70% de los argentinos.

Los habitantes blancos de Australia y Nueva Zelanda -descendientes principalmente de británicos e irlandeses- no presentan casi mestizaje debido a la escasa población aborigen que encontraron al iniciar la colonización, y a lo reacios que son los anglosajones a mezclarse con otras razas.

 

Distribución Actual:

Las regiones del mundo con predominio de población caucásica son -además de Europa toda- America del Norte anglo-francesa (Estados Unidos, Canadá, San Pedro y Miquelón), el Cono Sur sudamericano (Argentina, Uruguay, centro de Chile y sur de Brasil) y Australasia (particularmente Australia y Nueva Zelanda).

 

Los aproximadamente 1.200 millones de personas pertenecientes a la variante blanca europea representan aproximadamente el 95% de la población de su continente de origen –Europa- a pesar de todo el fenómeno reciente de inmigración legal e ilegal desde los continentes africano y asiático hacia el Viejo Continente. Esto tal vez no sea llamativo en sí mismo, pero este grupo constituye además alrededor del 48% de la población de América, y el 63% de la población de Oceanía. Esto es un hecho notable si se observa que ningún otro grupo racial llega a ser mayoría en su continente de origen y en otros dos continentes más.

 

 
  Hoy habia 29 visitantes (41 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=